Une los puntos de tu vida


Unir los puntos de tu vida requiere tiempo y perspectiva.

Indudablemente Graham Bell era un hombre sabio. Y con toda probabilidad experimentó en sí mismo esta afirmación que hoy nos trae una de nuestras gotas, también sabias 😉

Sería interesante filtrarse en conversaciones entre grupos de amigos, tertulias privadas, conversaciones interiores, para comprobar esta realidad.

Seguro que la mayoría de nosotros nos hemos desesperado cuando algo no sale como queríamos: un proyecto que se cierra, una relación que finaliza, una venta que no sale, una idea que fracasa, un trabajo que se termina, una vida que se va…

Son muchas las situaciones que podemos vivir, en las que tenemos esa sensación de cierre brusco, no esperado ni deseado.

Nos esforzamos por mantener esa puerta abierta y después de forzar una y otra vez la situación, cuando vemos que irremediablemente se ha cerrado, nos sentamos a llorar.

Y llorar es terapéutico, pero deja de serlo si seguimos sentados delante de esa puerta, por tiempo indefinido, lamentándonos de lo que queríamos que fuera, pero que al final no fue.

 

Una reflexión para esta semana…

En este episodio de nuestro Lunes inspirador, y de la mano de esta reflexión de Graham Bell, me ha parecido muy interesante traer también este conocido vídeo de Steve Jobs, de su conferencia en la Universidad de Stanford.

Seguro que la mayoría de quienes leéis estas líneas ya habéis visto este vídeo. Pero os invito a verlo una vez más, con tranquilidad, haciendo que vuestra mente y vuestra emoción fluyan a través de la palabras de Steve Jobs. Y apreciar expresiones como:

Tienes que encontrar lo que amas… La única manera de hacer un trabajo grandioso es amar lo que hagas… Si todavía no lo has encontrado, sigue buscando y no te conformes…

A veces la vida te va a golpear la cabeza con un ladrillo… Lo que había sido la atención de toda mi vida adulta había desaparecido, y fue devastador… Estuve sin saber qué hacer muchos meses… Pero todavía tenía algo, todavía amaba lo que hacía… Así que decidí empezar de nuevo…

Lo pesado de ser un hombre de éxito fue reemplazado por lo liviano de ser un principiante de nuevo, menos seguro de todo… Me había liberado para entrar en uno de los momentos más creativos de mi vida… 

No puedes conectar los puntos de tu vida mirando hacia adelante, sólo puedes hacerlo mirando hacia atrás… Así que tienes que confiar en que los puntos, de alguna manera, se conectarán en tu futuro… Tienes que confiar en algo… tu intuición, el destino, la vida, el karma, lo que sea… Porque creer que los puntos se conectarán en el camino, te dará la confianza para seguir a tu corazón… Incluso si te guía en el sentido equivocado, eso marcará toda la diferencia…

 

Dejar un Comentario