Los comienzos de un curso siempre son difíciles, especialmente en los cursos de formación que duran uno o dos días, en los que se producen multitud de interacciones en muy poco tiempo y generalmente entre personas que hasta ese momento no se conocían.

Por eso, además de tener preparado un buen rompehielos o icebreaker, puede venirnos bien tener prevista una pregunta para lanzar a los participantes que les permita ir ubicándose en la situación y que a nosotr@s nos permita ir venciendo esos primeros momentos con éxito e ir recuperando la calma.

¿Habéis utilizado en alguna ocasión este tipo de estrategia? ¿Utilizáis alguna variante o algún otro tipo de táctica en el momento de comenzar?

Os recuerdo que podéis ver más elementos de la serie ¿Sabías que…? en el Fitness Learning de la Red Rocial de En Forma para Formar y también comentar sobre cada propuesta o recurso que queráis.