Sobrevivir a “sobredosis” de “pogüerpoint”


¿Cómo es tu metodología en el aula?

confucio-aprendizajeHace algo más de mil cuatrocientos años Confucio dijo estas palabras hoy sobradamente conocidas…

Estas afirmaciones tan engañosamente simples resumen libros enteros sobre la necesidad de una metodología dinámica.

Me llama la atención la variante que incluyó Mel Silberman a la que llamó el “credo de la formación activa”:

aprender-enseñando

¿Quién habla más en el aula?

Muchos formadores creen que pasan poco tiempo “contando” el contenido de su programa.

Pero es frecuente la tendencia a lanzarse a contar el programa como la forma más natural y más importante de aprendizaje.

Sólo con escuchar y ver un powerpoint no conseguiremos que se produzca el aprendizaje.

 

 

Cuando el aprendizaje es pasivo los participantes acaban por atender sin curiosidad, sin preguntas y sin interés por lo que están escuchando.

Me contaba un psicólogo de un centro educativo una historia curiosa:

Una vez se acercaron a verle unos padres muy preocupados con su hija de siete años: mojaba la cama por las noches.

El psicólogo escolar escuchó atentamente el problema y les pidió a los padres que le contaran la rutina que seguía su hija antes de meterse en la cama.

La madre le describió que por la tarde hacía sus deberes, jugaba un rato, veía la tele, cenaba, se ponía el pijama, bebía u vaso de zumo de naranja y se iba a dormir.

Tras finalizar el relato el psicólogo permaneció en silencio unos instantes y les sugirió con delicadeza que se saltaran el vaso de zumo de naranja.

El problema se resolvió rápidamente y su hija nunca más mojó la cama.

 

Curar la enfermedad del aburrimiento en el aula

Cuando hablamos de enseñanza y aprendizaje una de las “curas” a la enfermedad del aburrimiento que aqueja a gran parte de la enseñanza actual parece obvia:

Comprobamos que cuando se cambian las estrategias de enseñanza, las respuestas de aprendizaje también cambian.

Cuando los formadores, docentes, cambian su forma de enseñar, los alumnos cambian su forma de aprender.

Incorporar una metodología dinámica requiere estar “En Forma para Formar”.

Te animo a fortalecer y desarrollar toda esa “musculatura” que te llevará a estar más ágil, dinámic@ y activ@ y que contribuirá a enseñar de manera que aprendan mejor, más rápido y de manera más efectiva.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *