Algunos participantes pueden ser poco participativos por diferentes razones como, por ejemplo, alguna de las siguientes:

  • Están concentrados y piensan excesivamente antes de hablar.
  • Son tímidos e inseguros.
  • Están distraídos por problemas personales.
  • No comprenden lo que se está haciendo, ni hacia dónde se dirige la acción.
  • Sentimiento de superioridad: “lo sé todo”.
  • Pueden estar aburridos.
  • Pueden tener resistencias a la formación y a los cambios que conlleva.

Algunas posibles soluciones, si nos encontramos con participantes con estos síntomas, pueden ser, por ejemplo:

  • Preguntar directamente para que respondan, reafirmando y estimulando su respuesta.
  • Hablar con ellos en un descanso sobre temas diferentes del de la formación.
  • No avergonzarles ni hacer que se sientan incómodos.
  • Observar los comportamientos y la comunicación no verbal para detectar intereses, aburrimiento, etc.
  • Favorecer el trabajo en pequeños grupos y discusiones.
  • Incluir actividades que inicialmente conlleven el trabajo individual de los participantes.

Éstas son algunas ideas que te pueden ayudar con grupos poco participativos. si quieres ver más, puedes consultar este pequeños artículo que tenemos en la recursoteca de nuestra web: