Ideas para sacar partido a las historias de aprendizaje

Ideas para sacar partido a las historias de aprendizajeHay varias formas en las que podemos potenciar la utilidad de una historia para obtener mejores resultados de aprendizaje en nuestras sesiones de formación.

Hoy os propongo algunas de estas formas de utilizarlas:

Responder preguntas con una historia:
  • Las preguntas siempre son buenas. Indican que la gente está pensando.
  • Invitamos a los participantes a dibujar paralelismos entre las historias que contamos y las preguntas que están formulando.
  • Proporcionamos análisis y diferentes perspectivas cuando los participantes se bloquean.
Obtener las historias del grupo:
  • Intentamos relacionar, vincular los diferentes comentarios de los participantes.
  • Les pedimos que concreten más y que den ejemplos. Ellos acabarán compartiendo sus experiencias personales en forma de historias.
  • Sintetizamos sus comentarios con sus experiencias para obtener nuevos puntos de vista y reforzar los anteriores.
Utilizar una metáfora o analogía:
  • Ayudamos a los participantes a visualizar la idea o concepto que estamos intentando explicar, aplicando metáforas o analogías de otros campos o sectores.
  • Después les pedimos que piensen alguna otra. Esto afianza el concepto y les proporciona confianza.
  • También nos permite comprobar que han comprendido el concepto.
Contar una historia para cambiar la energía del grupo:
  • Hay altibajos en la energía de los grupos, una historia puede estimular y revitalizar al grupo.
  • Asimismo, las historias pueden ayudar al grupo a relajarse y centrarse.
Contar una historia con el tono de voz y el lenguaje corporal:
  • Las personas son más conscientes de lo que se les está diciendo a través del lenguaje del cuerpo.
  • Con nuestra actitud corporal provocamos modificaciones en las percepciones y emociones de los participantes.
Validar y transformar las emociones con una historia:
  • La historia puede servir para canalizar sentimientos o emociones no explícitos –latentes- en el grupo y que pueden impedir avanzar.
  • Una vez que un sentimiento negativo es reconocido, podemos examinarlo con tranquilidad a través de la historia y transformarlo en positivo.
Contar una historia para cambiar la perspectiva del grupo:
  • Podemos utilizar las historias para estimular el pensamiento. El grupo puede bloquearse cuando no es capaz de imaginar otras posibilidades.
  • Las historias pueden ser fuentes ricas en ironía y paradojas y pueden hacer que el grupo mueva su pensamiento en otra dirección.

En la sección de Historias de Aprendizaje puedes encontrar muchas historias útiles con propuestas metodológicas para sacarles partido en el aula: pulsa aquí si quieres visitar esta sección.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.