Cuando he colaborado en la realización de un análisis cuidadoso de las necesidades de formación dentro de una Organización, he comprobado que se obtienen algunas ventajas importantes que me gustaría compartir aquí con vosotr@s:
  • Conseguimos el compromiso de todos los implicados en el proceso.
  • Generamos el apoyo de diferentes áreas y niveles de la Organización.
  • Ofrecemos información importante sobre las necesidades corporativas y sobre los resultados corporativos/organizativos que se buscan.
  • Ahorramos tiempo y esfuerzo en la fase de diseño y planificación de los proyectos y programas de formación.
  • Ahorramos costes económicos, ya que contribuimos a utilizar eficientemente los recursos, a través de una gestión más eficaz.
  • Podemos llegar a formular diferentes vías de resolución de problemas o necesidades, incluso en lugar de la formación o complementariamente a ésta.
  • Proporcionamos a las personas responsables de tomar decisiones, alternativas basadas en datos reales y no en imposiciones, opiniones, tradiciones, sentimientos, caprichos, modas, etc.
  • Nos permite orientar los esfuerzos hacia las verdaderas prioridades.
  • Proporcionamos al Plan de Formación una buena fundamentación, así como coherencia y credibilidad que consiguen la adhesión necesaria para su puesta en marcha.
  • Proporcionamos información basada en la aplicación de herramientas sistemáticas y objetivas y no sólo en intuiciones o deseos.
  • Proporcionamos a todos los que intervienen posteriormente en los procesos de formación, una información útil, organizada y sistemática, especialmente a los que toman decisiones y deben comunicarlas a otros.