Leemos con mucha frecuencia citas como ésta de Walt Disney que aparece más abajo y que nos inspiran para perseguir nuestros sueños y forjar nuestro propio camino.

Si estáis en esta aventura, seguro que habéis notado lo complicado que es esto a veces. Y mucho más cuando nos encontramos inmersos en alguna situación que reclama de nosotros tomar una decisión que puede suponer continuar o no manteniendo un determinado proyecto, una situación, una actividad, una relación…

En momentos como estos es cuando nos cuesta detenernos a pensar en la influencia que una determinada decisión tendrá sobre la consecución de ese sueño. Y el coraje de perseguir ese sueño suele incluir la renuncia a lo que más seguridad nos da para dar algún paso en el vacío que nos lleva a algún territorio desconocido.

Y de la mano de esta reflexión llego inevitablemente a preguntarme cómo estamos influyendo en este sentido a las personas cuya vida “tocamos” de alguna manera con nuestras actuaciones docentes, formativas, orientadoras… ¿Cómo ayudar a otros a buscar la integridad por encima de la seguridad? ¿Cómo hacerlo nosotros mismos?