He estado unos días fuera, experimentando más cosas en el aula, pero de nuevo estoy aquí, para terminar con esto del atrapamentes. Hoy os cuento cómo hago para dirigir este tipo de recurso en el aula y normalmente me da muy buen resultado. Además, abajo os incluyo un link para descargaros un ejemplo de atrapamentes que os puede resultar útil.

  1. Lanza la pregunta al grupo, al mismo tiempo que proyectas o les muestras con el soporte elegido, la imagen, datos, etc., que constituya el “atrapamentes”.
  2. Si en lugar de una pregunta utilizas una frase o una anécdota, lo primero que haces es contársela al grupo y luego les lanzas la pregunta.
  3. En cualquiera de los casos, la pregunta más apropiada suele ser: ¿qué os sugiere esta… (imagen, frase, anécdota, información…)?
  4. Pídeles que hagan una lluvia de ideas individual, volcándola sobre el papel.
  5. Luego, por parejas, que contrasten sus aportaciones.
  6. Después organiza una puesta en común: cada pareja, a través de una rueda de intervenciones, va aportando sus ideas; una idea en cada intervención, hasta que se agoten.
  7. Ve anotando todo en el rotafolios.
  8. Al final, utiliza las aportaciones más significativas y añade tus propios comentarios, para centrar el contenido que se trabajará a continuación en la sesión.

Por si te animas a probar, aquí te dejo un ejercicio que puede servir muy bien como atrapamentes para captar la atención sobre aspectos relacionados con la comunicación. Se titula «Pasa la historia»