También es muy importante para paliar los nervios iniciales, llegar a la sala donde tendrá lugar el curso, al menos una hora antes de su comienzo; esto te permitirá resolver las posibles incidencias con la preparación logística y tecnológica, así como de los materiales previstos.

Una vez resuelto todo, podrás concentrarte en la sesión con más calma y dedicar tiepo a recibir y saludar a los participantes.