Cómo crear una sopa de letras y sacarle partido

Cómo crear una sopa de letras y sacarle partido en una sesión formativa.

¿Por qué no utilizar este tipo de recursos que tenemos tan a mano?

Podemos sacarles mucho partido generando una metodología adecuada y también fácil de llevar a cabo.

Por ejemplo, imaginemos que queremos cerrar una sesión o una clase con una actividad entretenida que nos ayude a repasar una serie de conceptos que hemos estado trabajando. Pues una sopa de letras puede ser un recurso magnífico para ello.


Cómo crear una sopa de letras y sacarle partido

¿Cómo utilizamos una sopa de letras como recurso metodológico?

 

1 – Búsqueda de palabras:

Damos a cada participante un ejemplar impreso de la sopa de letras, en el que aparecen diversas palabras para buscar dentro de la sopa y que tienen que ver con lo que hemos trabajado.

Les damos 5 minutos para que durante ese tiempo cada uno intente encontrar algunas palabras.

Pasados esos 5 minutos les pedimos que se junten en pequeños grupos (de tres o cuatro personas).

Les dejamos otros 10 minutos para que sigan buscando más palabras y pongan en común las que ya tenían.

Pasado el tiempo asignado, pedimos a cada equipo que cuenten a todo el grupo qué palabras han encontrado. Si queda alguna palabra por localizar, se puede proyectar la solución de la sopa e indicarles dónde están, o dar a cada uno un ejemplar con las soluciones.

 

2 – Sacarle partido para el tema que estamos trabajando:

Luego pedimos a cada grupo que seleccionen tres de las palabras y que las definan para luego recordar al grupo su significado en el contexto del tema que se ha estado trabajando (el número de conceptos a distribuir estará en función del tiempo del que dispongamos para la actividad).

Hacemos una rueda de intervenciones y cada equipo va comentando las palabras que ha seleccionado. Si se repite alguna, les indicamos que si tienen algo que matice lo que ya se ha dicho, lo comenten; si no es así, saltamos esa palabra y vamos a la siguiente.

Cerramos el ejercicio recordando la enorme importancia que todos estos elementos juegan en relación con aquello que estamos abordando en la sesión formativa o en la asignatura, en el tema que analizamos, etc.

 

¿Cómo creamos una sopa de letras?

Es necesario dominar el tema sobre el que la queremos elaborar.

Creamos una lista con los conceptos clave que nos parece que deben recordar los participantes después de la sesión; también podemos elegir conceptos que requieren ser aplicados en breve, etc.

Una vez creado el listado, podemos acudir a alguna página web que nos ofrezca ayuda para esto. Escribiendo en el buscador “Crear una sopa de letras” puedes encontrar soluciones que te generan la sopa y su solución.

Luego copias las imágenes de ambas pantallas y las pegas en un Power Point o simplemente las guardas como imagen para luego poder imprimirlas y proyectarlas.

Si se te da bien, puedes darle un toque gráfico atractivo para que resulte más agradable para los participantes.

¡Y ya está! ¡La sopa creada!

Te animo a hacer la prueba y utilizar este sencillo juego como recurso. Ya verás lo útil que resulta. Y si nos lo cuentas en los comentarios de este truco, mucho mejor 🙂


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.