Todos los formadores estamos nerviosos al comenzar un curso o una sesión, pero lo cierto es que parte de esa inquietud se puede superar tomando antes algunas precauciones.

Si los días anteriores planificas bien las actividades del curso y dispones todo de manera organizada, tus nervios estarán ago más controlados; sentirás más seguridad. Pero si dejas para el último momento todos los detalles de la preparación y no has dedicado tiempo suficiente a pensar y organizar la secuencia que vas a seguir, tendrás más posibilidades de perder la confianza que necesitas para arrancar el curso adecuadamente.

Aquí te dejo una pequeña plantilla que puede servirte para estructurar y planificar tus sesiones: Estructura de la sesión