Trucos para sacar partido a los juegos como recursos formativos.

El juego en el aula es una experiencia de aprendizaje basada en reglas y vinculada a una situación competitiva.

Los juegos no reflejan una realidad, sino que el aprendizaje se produce mediante la experimentación del propio juego y la interacción de los participantes.

Se llega a ese aprendizaje como consecuencia del análisis del comportamiento del participante en el transcurso del propio juego.

Te proponemos algunos trucos que te resultarán útiles cuando quieras utilizar algún juego en tus sesiones formativas.

 

Comprueba que tienes todo los elementos preparados:
  • Objetivos de aprendizaje.
  • Reglas, que deben estar claramente definidas.
  • Elementos de competición.
  • Cómo se debe producir la interacción o participación de los jugadores.
  • Punto final o de cierre: duración, puntos, premio ganado, etc.
  • Resultados, reflexión y conclusiones aplicables a la situación real o al trabajo.

 

Busca un buen momento para utilizar un juego:

Para iniciar una actividad o un programa

  • Ésta es una buena manera de asegurar la atención del participante, aumentar su interés, establecer el tono del programa (alta participación, ambiente de “misterio”) y establecer la transición a la siguiente actividad.
  • También puede hacer que los participantes interactúen entre sí rápidamente.
  • Proporciona a todos una experiencia común al comienzo.

 

En varios momentos del curso o programa

  • Es especialmente útil para hacer un cambio de ritmo y/o introducir variedad en la experiencia de aprendizaje.
  • Si se va perdiendo el interés a lo largo del curso, un juego que tengas previamente preparado puede volver a reavivarlo.

 

Para concluir o resumir una sesión o un programa: el impacto del juego debería servir para hacer una conclusión viva y que sirva para recordar lo que se ha aprendido en el curso y luego poder aplicarlo.

 

 Asegúrate de dirigirlo de la manera adecuada:
  • Guiar bien un juego requiere una implicación con los resultados y los procedimientos del mismo; hay que realizarlo en el momento más adecuado de la sesión o del programa.
  • Debes familiarizarte previamente con el juego -objetivos, procedimientos, reglas, material- para poder presentarlo, dirigirlo y procesarlo adecuadamente.
  • También debes dedicar suficiente tiempo al juego y sobre todo a hacer el análisis y extraer las conclusiones de aprendizaje y aplicación.
  • Con una buena planificación puedes evitar reacciones como ésta: “Fíjate, hemos estado trabajando dos horas y media con el juego y ahora nos dice el formador que tenemos sólo 11 minutos para resumir lo que hemos aprendido”.

Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.