A menudo nos quejamos de que las cosas no salen como queríamos. Pero también con frecuencia nos olvidamos de hacer todo lo necesario para evitar que esto ocurra, comenzando por no tener claro hacia dónde nos dirigimos.

Por lo que nos cuenta nuestra gota sabia de hoy, esto forma parte de nuestra naturaleza desde hace ya muuuucho tiempo… 😉

Cuando estamos preparando un curso nuevo o una sesión en la que introducimos novedades metodológicas, es especialmente importante establecer bien qué queremos conseguir y luego preparar con detenimiento todo lo que es necesario para conseguir ese objetivo.

Por otra parte, si los días anteriores a un curso planificas bien las actividades que vas a llevar a cabo y dispones todo de manera organizada, tus nervios estarán ago más controlados; sentirás más seguridad.

Pero si dejas para el último momento todos los detalles de la preparación y no has dedicado tiempo suficiente a pensar y organizar la secuencia que vas a seguir, tendrás más posibilidades de perder la confianza que necesitas para arrancar el curso adecuadamente.

Si quieres ver más posts relacionados con la sección Lunes inspirador de nuestro blog, pulsa aquí.