Dónde encontrar historias de aprendizaje para tus sesiones formativas.

 

Nuestras propias experiencias:

Las historias conviven con nosotros. La forma más fácil de encontrarlas es en nuestras propias experiencias personales y/o profesionales. Veamos algunas sugerencias:

  • Utilizar una especie de diario de historias basadas en situaciones y experiencias que se producen en el trabajo.
  • Anotaciones en tarjetas por temas.
  • Anotaciones en la agenda.
  • Post-it que incluyan detalles a recordar. Pueden ser:
    – Fragmentos de conversaciones.
    – Observación de otras personas.
    – Experiencias positivas o negativas en el trabajo o en otros lugares.
  • Asimismo, los propios pensamientos, puntos de vista, esperanzas y temores, sueños e imágenes, son buenas fuentes de inspiración para crear historias.

 

En nuestro entorno profesional y social:

Por otra parte, tanto en el trabajo como en los grupos sociales en los que nos movemos, podemos encontrar también una fuente inagotable de historias breves o más elaboradas, que pueden resultar de gran utilidad en el ámbito formativo o docente:

  • Pueden contarnos situaciones que ellos mismos u otros han experimentado.
  • Se les pueden pedir historias sobre determinados temas.
  • El e-mail puede resultar útil para que nos envíen frases o mensajes inspiradores para construir nuestras propias historias.
  • Buscar ejemplos de lo que funciona y de lo que no funciona en el trabajo dentro de la Organización o del equipo.
  • Comenzar a elaborar un archivo de historias que uno mismo va recopilando, con el nombre e información de contacto del protagonista, y siempre con su conocimiento, por si se necesita que más adelante clarifique algunas cosas sobre la historia.
  • Organizarlas en relación con los temas para los que tendrían utilidad didáctica.

 

Las redes sociales:

Y otra fuente muy interesante hoy son las diversas redes sociales, en las que constantemente aparecen historias populares que podemos utilizar o adaptar para generar nuestros propios recursos de aprendizaje, siempre que no tengan derechos restringidos de utilización y hayan sido utilizadas desde páginas públicas.

 

¿Qué fuente prefieres?

Combina varias de ellas, dedícales algo de tiempo periódicamente y en poco tiempo tendrás buen material para ir elaborando tus historias para la formación.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.


Conoce nuestro curso “El arte de formar para transformar“, mucho más allá de la formación de formadores: pulsa aquí para ver más: