• Para diseñar un atrapamentes, lo primero que tienes que hacer es pensar en la idea central que te gustaría transmitir al grupo.
  • Luego, intenta asociar a la idea central, tantos conceptos, datos e imágenes como sea posible. Puedes utilizar para ello, por ejemplo, la técnica del mapa de ideas o mapa mental.

        • Selecciona aquella idea que te parezca más curiosa y/o llamativa y vuelve a realizar una lluvia de ideas, con el fin de explotar todo su potencial.
        • Combina varias de las ideas en una sola composición, que incluya pocos, pero poderosos elementos.
        • Selecciona la combinación de elementos que resulte más llamativa y plantea la pregunta que vas a utilizar como elemento motivador. Esta pregunta debe dirigir las conclusiones de los participantes hacia el objetivo que quieras conseguir.
        • Siempre que sea posible, es preferible utilizar imágenes (una imagen vale más que mil palabras), aunque también es muy útil emplear datos, frases, anécdotas, etc.