como-hacer-una-rueda-de-intervenciones

Reglas básicas para sacar mayor partido a la rueda de intervenciones.

1. Una vez planteado el tema o aspecto central a trabajar, pide a los participantes que, de manera individual, apunten sus reflexiones y/o conclusiones en su hoja de trabajo o en un papel cualquiera.

2. Puesta en común, siguiendo una serie de reglas básicas:

  • Las intervenciones se realizan por turno, comenzando por un participante situado en uno de los extremos del grupo. Cada participante, una idea.
  • Se respeta el turno de palabra, no pudiendo intervenir hasta que la persona termine de presentar su idea.
  • Toda reflexión es explicada y argumentada.
  • Todas las ideas son aceptadas. Si la reflexión no es correcta, es bueno que la reformules, no permitiendo críticas directas de otros participantes.
  • Las reflexiones se comentan una a una, para permitir que todo el mundo tenga oportunidad de aportar y contribuir.
  • Se hacen tantas rondas como sea necesario hasta agotar todas las ideas.
  • Si una idea ha sido ya comentada no se repite, utilizando el turno para presentar otra nueva. Si la reflexión incluye un aspecto o matiz diferente, entonces es posible retomar una idea para ampliarla, matizarla o acotarla.

3. Es importante que la rueda termine con tu participación. De este modo, el grupo verá tu implicación con el aprendizaje, además de darte una oportunidad para matizar algunas reflexiones y reforzar otras, según se ajusten al objetivo de aprendizaje propuesto.

Además es muy aconsejable intentar establecer contacto individual con cada uno de los participantes (mirar a los ojos, escuchar, preguntar y dialogar brevemente con cada uno durante su exposición).

Esto te permite acelerar el proceso de integración y cohesión del grupo, al tiempo que vas ganando confianza y credibilidad frente al grupo en general y con cada uno de los participantes en particular.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.