Aquí van apareciendo los posts que vamos publicando dentro de la tercera serie de Trucos de Aula. Son ideas prácticas para facilitarte la tarea en tus sesiones formativas. Pulsa sobre los enlaces para ver cada artículo completo.

Pulsa aquí para recibir en tu mail los nuevos Trucos de Aula

Completar la frase: impulsa la participación Una idea para impulsar la participación basándote en la técnica de la pregunta
“Completar la frase…” es un recurso muy útil para detectar dudas y pensamientos relacionados con lo que se está trabajando en un momento dado en la sesión.
Lo que hacemos es pedir que construyan la segunda parte de una frase incompleta.
 
Los objetivos de este recurso son, entre otros:
  • Formular las preguntas adecuadas.
  • Superar el bloqueo de los participantes.
  • Compartir información y experiencia que traen los participantes.
  • Favorecer la participación.
  • Estimular la producción de ideas nuevas e imaginativas.
  • Promover el intercambio de ideas.

 

Proceso a seguir:
  • Pensar muy bien la frase que se quiere formular.
  • Escribirla en un panel, poniendo puntos suspensivos al final. Por ejemplo, “Estoy de acuerdo con este producto, pero…”
  • Los participantes escriben sus respuestas –tantas como se les ocurran- en tarjetas.
  • Recoge las tarjetas y las vas colocando en el panel, debajo de la frase incompleta. Al colocarlas las vas leyendo en voz alta.
  • Si hay alguna duda en relación con una de las frases, su autor puede clarificarla. Luego la actividad puede conectarse con algún otro recurso de tratamiento de la información.

 

Trucos para sacar más partido a esta idea:
  • Formular siempre frases que conecten con la experiencia previa del grupo.
  • Mantener los objetivos de aprendizaje a la vista. De no ser así, no podremos conectar las conclusiones al contenido del curso y eso será negativo para todos.
  • Formular frases cortas, pertinentes y fáciles de comprender por todos y que permitan ser completadas de diferentes maneras.
  • No formular frases “directivas”, es decir, que en su enunciado lleven implícita una sugerencia de respuesta.
  • Formular frases provocadoras, para suscitar la discusión en el seno del grupo.
  • Escribir siempre en las tarjetas con palabras clave, letras grandes y no más de dos líneas.
Recuerda:

A veces los recursos más sencillos son los que nos ofrecen más posibilidades de dinamizar un grupo que se resiste a participar.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.

Cómo crear una sopa de letras y sacarle partido

Cómo crear una sopa de letras y sacarle partido en una sesión formativa.

¿Por qué no utilizar este tipo de recursos que tenemos tan a mano?

Podemos sacarles mucho partido generando una metodología adecuada y también fácil de llevar a cabo.

Por ejemplo, imaginemos que queremos cerrar una sesión o una clase con una actividad entretenida que nos ayude a repasar una serie de conceptos que hemos estado trabajando. Pues una sopa de letras puede ser un recurso magnífico para ello.


Cómo crear una sopa de letras y sacarle partido

¿Cómo utilizamos una sopa de letras como recurso metodológico?

 

1 – Búsqueda de palabras:

Damos a cada participante un ejemplar impreso de la sopa de letras, en el que aparecen diversas palabras para buscar dentro de la sopa y que tienen que ver con lo que hemos trabajado.

Les damos 5 minutos para que durante ese tiempo cada uno intente encontrar algunas palabras.

Pasados esos 5 minutos les pedimos que se junten en pequeños grupos (de tres o cuatro personas).

Les dejamos otros 10 minutos para que sigan buscando más palabras y pongan en común las que ya tenían.

Pasado el tiempo asignado, pedimos a cada equipo que cuenten a todo el grupo qué palabras han encontrado. Si queda alguna palabra por localizar, se puede proyectar la solución de la sopa e indicarles dónde están, o dar a cada uno un ejemplar con las soluciones.

 

2 – Sacarle partido para el tema que estamos trabajando:

Luego pedimos a cada grupo que seleccionen tres de las palabras y que las definan para luego recordar al grupo su significado en el contexto del tema que se ha estado trabajando (el número de conceptos a distribuir estará en función del tiempo del que dispongamos para la actividad).

Hacemos una rueda de intervenciones y cada equipo va comentando las palabras que ha seleccionado. Si se repite alguna, les indicamos que si tienen algo que matice lo que ya se ha dicho, lo comenten; si no es así, saltamos esa palabra y vamos a la siguiente.

Cerramos el ejercicio recordando la enorme importancia que todos estos elementos juegan en relación con aquello que estamos abordando en la sesión formativa o en la asignatura, en el tema que analizamos, etc.

 

¿Cómo creamos una sopa de letras?

Es necesario dominar el tema sobre el que la queremos elaborar.

Creamos una lista con los conceptos clave que nos parece que deben recordar los participantes después de la sesión; también podemos elegir conceptos que requieren ser aplicados en breve, etc.

Una vez creado el listado, podemos acudir a alguna página web que nos ofrezca ayuda para esto. Escribiendo en el buscador “Crear una sopa de letras” puedes encontrar soluciones que te generan la sopa y su solución.

Luego copias las imágenes de ambas pantallas y las pegas en un Power Point o simplemente las guardas como imagen para luego poder imprimirlas y proyectarlas.

Si se te da bien, puedes darle un toque gráfico atractivo para que resulte más agradable para los participantes.

¡Y ya está! ¡La sopa creada!

Te animo a hacer la prueba y utilizar este sencillo juego como recurso. Ya verás lo útil que resulta. Y si nos lo cuentas en los comentarios de este truco, mucho mejor 🙂

Cómo conseguir una buena disposición hacia el aprendizaje.

Imagina la siguiente escena:

En una mano sostengo una jarra llena de agua.

En la otra llevo un vaso puesto boca abajo.

¿Qué pasa cuando intento verter el agua en el vaso?

Obviamente, el agua se derrama por el vaso y por mi mano, porque el interior del vaso está cerrado a lo que le están vertiendo.

conseguir-buena-disposicion-hacia-el-aprendizaje

Este ejemplo físico del esfuerzo malgastado es análogo al del formador intentando verter contenido en la mente de un participante que esté cerrada, en la que no entra casi nada.

 

¿Qué podemos hacer en este caso? ¿Cómo podemos abrir la mente?

La respuesta es sencilla y directa:

Los adultos llegan a la situación de aprendizaje con sus propias prioridades y actitudes y sólo están dispuestos a aprender cuando deciden abrir su mente y su espíritu.

¿Cómo podemos conseguir que lo hagan, sobre todo cuando ellos no están dispuestos a hacerlo?

Sólo existe un camino verdaderamente efectivo: Demuéstrales de manera creíble qué es lo que les ofreces.

 

conseguir-buena-disposicion-hacia-el-aprendizajeEl principio de la “buena disposición” es sencillo:
  • Centra siempre tu formación en las necesidades del que aprende.
  • Haz que la sesión de aprendizaje responda a la pregunta del participante: “¿Y de qué me sirve esto a mí?”

No se pueden proporcionar a una persona habilidades, conocimientos o nuevos valores y actitudes si su mente está bloqueada.

Cuando estructuramos la formación (presencial, online, a distancia) de manera que se refuercen los beneficios importantes constantemente, tanto explícita como implícitamente, los participantes abren su mente a lo que se está compartiendo con ellos.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.

Ingredientes esenciales para estructurar una sesión de aprendizaje.

Hay una serie de ingredientes esenciales a la hora de estructurar una sesión para lograr que el aprendizaje sea efectivo y eficiente:

  • Hacer que los participantes sepan por qué el aprendizaje les resultará beneficioso.
  • Ayudarles a comprender clara y razonadamente qué es lo que aprenden.
  • Diseñar actividade e información estructuradas que les faciliten la adquisición de las habilidades y los conocimientos que se espera que adquieran.
  • Durante el aprendizaje, darles oportunidades para que den respuestas significativas con frecuencia.
  • Proporcionarles el feedback adecuado, correctivo y corroborativo con respecto a esas respuestas.
  • Incluir las recompensas convenientes que sean de valor para ellos, con objeto de incrementar el gusto por aprender y obtener éxito del proceso de aprendizaje.

 

Modelo de cinco pasos para estructurar la sesiónModelo de cinco pasos para estructurar la sesión

A partir de estos ingredientes podemos esbozar un modelo sencillo de fácil manejo y aplicación para diseñar cualquier sesión de aprendizaje.

A medida que te vayas familiarizando con los cinco pasos de este modelo, podrás ir incorporando en él otros elementos procedentes de tus experiencias y observaciones.

Pulsa aquí o sobre la imagen para ver mejor los detalles del modelo.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.

Un experimento sobre la importancia de crear una estructura clara:

Aclarar a los participantes lo que serán capaces de hacer al finalizar la sesión, el módulo o el curso es muy importante.

generar-una-estructura-clara

Esta información inicial actúa como una especie de “poste guía” o como un mapa.

Cuanto más claro y significativo sea para aquellos que están aprendiendo, mayor probabilidad habrá de que lo aprendan.

Realicemos un experimento ilustrativo:

Analiza el siguiente recuadro de símbolos durante 15 segundos…

& ? & * # * & ? € * € # # ? & ? * € € ? * # € # &

 

Ahora intenta memorizar la secuencia durante no más de 15 segundos y  reproducirla en el mismo orden, pero sin mirar la pantalla…

¿Qué tal? Compara lo que has escrito con el recuadro y asígnate un punto por cada símbolo que hayas colocado en el lugar correcto de la secuencia. La puntuación máxima es 25. ¿Cuánto has obtenido?

Ahora repite el mismo experimento utilizando el siguiente recuadro. Tienes también 15 segundos para intentar aprenderte la secuencia y luego escribirla sin mirar…

& & & & & ? ? ? ? ? * * * * * € € € € € # # # # #

Cuando hayas escrito tu secuencia compara y calcula tu nueva puntuación sobre tun total de 25 puntos.

 

¿Lo has hecho mejor en el primer intento, o en el segundo?

Cuando realizamos este experimento con participantes adultos, la mayoría no obtiene más de cuatro o cinco puntos en la primera secuencia, mientras que también la mayoría obtienen los 25 puntos en la segunda.

Resulta curioso ¿no crees? Los mismos símbolos -o contenido- con diferente estructura, producen resultados totalmente diferentes.

Los humanos buscamos el orden y cuando no lo hay, solemos crearlo de manera artificial.

Asimismo, cuanto mejor estructurado esté el contenido para quienes estén aprendiendo, más fácilmente lo captarán y lo retendrán.

En el próximo truco veremos algunas ideas para generar una buena estructura.


Si aún no te has suscrito a nuestros Trucos de Aula, puedes hacerlo pulsando aquí.

Loading...