Ideas para el tratamiento didáctico de la historia

Esta historia nos puede dar mucho juego para multitud de temas relacionados con la comunicación y con la capacidad de atención en momentos de presión o tensión.
Qué fácil es que ocurra un error cuando se tiene prisa. Ese pequeño error puede tener consecuencias bastante graves. Cuando estamos bajo presión, cometemos errores más fácilmente.

Para trabajar esta historia podemos pedir a los participantes que primero piensen individualmente:

  • Intenta recordar algunas situaciones en las que un error de comunicación haya tenido consecuencias graves para ti o para alguien conocido.
  • Ahora piensa en cuáles de ellas eran situaciones bajo presión e intentar relacionarlas con tus propias situaciones de trabajo ahora.
Luego los reunimos por tríos. Si quieres que se movilicen un poco y no se queden sentados donde están, puedes utilizar el sistema 1,2,3-1,2,3… que nos describe Pepe Formador Novato en su truco nº 2.
Les pedimos que compartan las situaciones y que a partir de ellas, desde su experiencia, intenten dar respuesta a las siguientes cuestiones:
  • ¿Cómo puedes evitar los errores que suceden cuando aumenta la presión en el trabajo?
  • ¿Qué medidas podrías tomar?
  • ¿Qué mecanismos de seguimiento podrías emplear?
Después del tiempo que asignemos a la discusión, podemos hacer una rueda de intervenciones para que cada trío aporte al menos un par de sugerencias.
Vamos tomando nota en el rotafolios de los aspectos clave para cerrar el tema en función de los objetivos que nos hayamos planteado para esta actividad.