Ideas para el tratamiento didáctico de la historia

Esta historia nos ayuda a reflexionar sobre cómo muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente el resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

También refleja como quizá por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados a corto plazo abandonan súbitamente, justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Al final nos plantea algunos elementos para la reflexión muy interesantes:

  • ¿Cómo eres de impaciente?
  • ¿Intentas tirar de la planta hacia arriba para que crezca más deprisa?
  • ¿Has experimentado alguna vez algo parecido a lo que ocurre con el bambú japonés?
  • ¿Y has tenido suficiente paciencia como para ver los resultados? ¿O te has rendido antes de llegar a verlos?
  • Ante una idea, un proyecto, un objetivo en tu vida, ¿te has ocupado de abonar y regar con constancia a la espera de que llegara el momento de comenzar a ver los primeros resultados?

Nuestra propuesta metodológica para trabajar esta historia, además de utilizar las preguntas anteriores como elemento reflexivo, o como debate y luego una posterior puesta en común, es la siguiente:

  • Pedir a los participantes que, de manera individual, piensen en una situación o en un proyecto en el que la paciencia y el tesón sean aspectos fundamentales.
  • Pedirles que también reflexionen sobre cómo se sienten cuando pasa el tiempo y los resultados se hacen esperar. Que tomen nota de sus ideas.
  • Luego podemos hacer una rueda de intervenciones en la que cada uno alternativamente vaya comentando una de sus ideas.
  • Después podemos reunirles en equipos y que trabajen estrategias para mantener la calma y ser capaces de tener constancia en aquello que son “carreras de fondo” en nuestra vida o en nuestro trabajo o actividad profesional o personal.
  • Al final hacemos una puesta en común con las diversas aportaciones de los grupos y resumimos las ideas clave en el rotafolios o en la pizarra.

Como siempre, es importante cerrar esta aplicación concluyendo los aspectos más importantes del tema que queramos resaltar, teniendo en cuenta los objetivos que nos hayamos planteado al utilizar esta historia como elemento impulsor.