Ideas para anticipar objeciones en el comienzo de la sesiónIdeas para anticipar objeciones en el comienzo de la sesión.

Cuando estás preparando un nuevo curso, sobre todo un curso breve de uno o dos días con un grupo al que no conoces, puedes pensar que llevas todo perfectamente calculado (cuándo empezar, qué ritmo seguir, qué pausas realizar).

Además seguro que revisas una y otra vez todo el material necesario. Incluso puedes haber elaborado un pequeño guión con los aspectos principales a tener en cuenta a la hora de guiar la sesión de formación.

Pero es frecuente olvidar que cada persona que llega al curso lleva su propia mochila de problemas, preocupaciones, dudas, intereses, etc.

Si no nos planteamos previamente posibles objeciones que puedan surgir, sobre todo al principio del curso, añadimos inseguridad a los primeros momentos.

Una estrategia interesante es llevar preparadas algunas preguntas previas que movilicen la mente y la reflexión de los participantes hacia el objetivo del curso, de modo que focalicen su atención sobre aquello que se va a hacer.

Y también da buen resultado anticipar algunas de estas objeciones dándoles respuesta antes de que el grupo se convierta en un hervidero de dudas y recelos, en el caso de que haya algunos participantes que realmente no quieren estar allí.

Te anticipo algunas de estas preguntas que les pueden surgir sobre su implicación con respecto a ti y al programa para que puedas tenerlas en cuenta en la preparación del mismo:

  • ¿Cuándo vamos a empezar a aprender realmente?
  • ¿Cuánto va a durar esto?
  • ¿Qué estoy haciendo aquí? Yo ya sé todo esto.
  • ¿Sabe el formador realmente lo que está haciendo?
  • Me parece que no me va a gustar este formador.
  • Me gustaría saber qué piensa él de mí.
  • ¿Realmente le interesa resolver mis problemas?
  • Me pregunto si comunicará a mi jefe lo que digo aquí.
  • ¿Quién va a llevar mi trabajo mientras estoy aquí?